Argentina – Cine -50 años de La hora de los hornos

En el año 1968 estrené “La hora de los hornos”, mi primer largometraje. Un año después el filme llegaba por primera vez al Festival de Cannes. Este año será parte nuevamente del festival, en su 50° aniversario se proyectará en la sección de clásicos la versión restaurada en 4k a cargo de CINAIN – Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional.

Este documental toma en su esencia la palabra paradigmática de la época, la liberación. Son los años 60, es muy difícil hablar de la Hora de los hornos sin detenernos en cuál era el contexto en que vivíamos, en la Argentina y en el mundo.

Cuando se produce el bombardeo en la Plaza de Mayo el 16 de junio del ´55 yo tenía 19 años. Era la primera vez que en América Latina se bombardea a la población civil en el centro de una capital. Trecientos muertos. Yo venía de una familia de clase media naturalmente antiperonista. De la burguesía media profesional, apolítica y con una cierta animadversión a lo que significaba el peronismo como movimiento de masas. Lo que significaba como revuelta, como reivindicación.

Luego de una fallida carrera en la música, me volqué al cine y encontré en el mi forma de expresarme. Luego de mis primeras experiencias llego a la necesidad de plasmar un gran fresco sobre la Argentina y América Latina. Necesitaba encarar el proyecto con alguien y llegué a Octavio Getino, que venía de ganar el premio de Casa de las Américas. Era una yunta extraordinaria porque los dos nos potencializábamos, en largos debates. Podíamos tener diferencias, pero la esencia era compartida.

Fue naciendo la idea del cine-acto, un cine que contribuye al debate, y que rompe el en-sí del cine, buscábamos un cine que valorice el momento vivo en que la película se proyecta. Con Octavio habíamos empezado proyectar algunas películas, fragmentos del Tire Die del querido Fernando Birri, los cortometrajes de Santiago Álvarez.

 

Difundíamos estas películas en barrios, para grupos pequeños. La gente venía a pesar de la censura. Cuando había que cambiar el rollo prendíamos la luz, y la gente no esperaba en silencio, sino que lo que había visto era el disparador para que largaran toda su bronca o su reflexión sobre lo que estábamos viendo…

Lee la nota completa: https://www.nodalcultura.am/2018/06/50-anos-de-la-hora-de-los-hornos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *