¿Cuáles serían las consecuencias de un acuerdo Mercosur-Unión Europea?

Es prematuro precisar los efectos concretos que tendrá el acuerdo porque todavía no se dieron a conocer públicamente los detalles de la negociación. No hay información acerca cuál será el documento que firmarán las partes. Hasta el momento, se informó que se eliminarán los aranceles para el 93% de las exportaciones del Mercosur y se dará un trato preferencial al resto, según datos del Mercosur.

En los bienes industriales, la UE levantará los aranceles de manera completa e inmediata en el 80% de las exportaciones de productos industriales del Mercosur a la UE.

Pero también, eliminará la mayoría de los aranceles sobre las exportaciones de la UE al Mercosur, lo que hará que las empresas de la UE sean más competitivas al ahorrarles 4.000 millones de euros en impuestos al año. Esto incluye a autos (arancel del 35%), partes de automóviles (14-18%), maquinaria (14-20%), productos químicos (hasta 18%), productos farmacéuticos (hasta 14%), ropa y calzado (35%) o tejidos de punto (26%).

En el sector agrícola, donde la UE importa más bienes de los que exporta, el bloque europeo se comprometió a liberalizar el mercado en el 99% de las importaciones que provengan Mercosur. Para el 81,7% eliminará los aranceles de importación, mientras que para el 17,7% restante ofrecerá cuotas o preferencias fijas.

Por su parte, según datos de la Comisión Europea, el sector agroalimentario de la UE se beneficiará con la reducción del acceso libre de impuestos en cuotas para los productos lácteos de la UE, que actualmente tienen arancel del 28%.

¿Por qué llevó tanto tiempo el acuerdo?

“La UE no quería conceder acceso al mercado agrícola, sólo quería incluir sus áreas de interés (servicios, inversiones, compras públicas, propiedad intelectual). Mientras el Mercosur se centró en defender su sector de agronegocios e industrial. Eso hizo que no se alcanzaran los consensos favorables para las dos regiones”, explicó la investigadora del CONICET y docente de la materia «integración regional» en la Universidad de Buenos Aires (UBA), Daniela Perrotta.

¿Cómo sigue?

Los resultados se verán en unos años. El acuerdo ahora debe entrar en una etapa de revisión legal hasta su firma. Este proceso, que incluye la traducción en más de 30 idiomas oficiales, podría demorar varios meses.

Luego deberá pasar por el Congreso de los cuatro países del Mercosur para ser aprobado. En el caso argentino, la decisión política quedará en manos del Legislativo que surja de las elecciones de octubre de este año y dividirá aguas en la política doméstica (deberá ser aceptado por ambas cámaras). También debe contar con el visto bueno del Parlamento Europeo. Ese proceso podría demorar al menos 2 años, según las primeras estimaciones.

A su vez, la eliminación de barreras arancelarias también tiene distintos tiempos. Una vez aprobado, la eliminación impositiva no es inmediata. La UE ofrece la liberalización completa e inmediata de aranceles para el 80% de las exportaciones del Mercosur de productos industriales a la UE mientras que el Mercosur tiene hasta 15 años para liberalizar sectores sensibles en forma gradual, según datos oficiales.

Desde el Ministerio de Hacienda, el secretario de Política Económica, Miguel Braun destacó que el camino será gradual: “Europa eliminaría el grueso de sus barreras en 5 años y el Mercosur aplicará una desgravación arancelaria gradual de hasta 15 años, lo que permitirá la adaptación del sector privado”, dijo tras el anuncio.

Ganadores y perdedores  

A grandes líneas, según los especialistas consultados, entre los ganadores estarían el sector agroindustrial del Mercosur, en especial la carne argentina podría ser el rubro más beneficiado, y el industrial europeo. Todavía resta poder ver la letra chica del acuerdo para ver cómo impactaría en otros sectores exportadores, como el de servicios.

Esa realidad se invertiría si hablamos de perdedores, donde quedaría ubicado el sector industrial del Mercosur y los sectores agrícolas europeos, siendo los trabajadores rurales francés los más movilizados en contra de esta medida.

La Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur, que representa a un sector del sindicalismo en el ámbito del Mercosur, rechazó la medida y definió al acuerdo como “la sentencia a muerte de nuestras industrias”. Piden que antes de la firma, el Mercosur de a conocer un estudio de impacto que tendrá esta medida sobre la cantidad y calidad del empleo en los países de América del Sur.

Fuente: Chequeado.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *